Obras de acceso a Agua Segura en Rubia Paso y El Candelario | Movimiento Agua y Juventud

Obras de acceso a Agua Segura en Rubia Paso y El Candelario

El miércoles 25 y jueves 26 viajamos a Salavina, con la intención de terminar de proveer agua a dos comunidades, “Rubia Paso” y “El Candelario” en Santiago del Estero.


En ambas, ya contamos con:

  • la cisterna de placas,
  • el filtro de primeras aguas,
  • y las bombas de émbolo terminadas e instaladas.

También contamos con el molino ya instalado en Rubia Paso.

Solo falta que pueda ingresar el tractor y zanjeadora para poder extender los caños y así llegar a la otra cisterna del colegio. De esta forma, la comunidad ya podrá contar con agua constante por medio del molino y en la cisterna de placa, con recolección de agua de lluvia, para que siempre puedan contar con acceso al agua.


En el Candelario, solo nos faltaba conectar el molino y tapar la zanja, pero que difícil se hace cuando el clima no responde a las expectativas de la comunidad, cuatro horitas de lluvia bastaron para no poder terminar la tarea pendiente.

Cuando uno cuenta con los recursos materiales, con un equipo técnico que siempre se hace presente, como el Ing. Javier Navarro de la Subsecretaria Familiar del Santiago del Estero, Maximiliano Folco, Gustavo García y René Carrizo de la Subsecretaria Familiar de Telares y Francisco Orellana del Ceibal y, además, un equipo de voluntarios (Sofía Pernía, Marina Fiorellini, Pablo Rey, Leandro Gorriarán, Sebastián Ezcurra y Carlos Gómez de Ford Argentina) que, con todas las ganas, fuerzas y compromiso para el trabajo, se miran ante un clima que no te permite avanzar, lo que sucede es la inmediata respuesta de aliento, comprensión y lectura del ecosistema local que condiciona de manera implacable no solo a este equipo, sino a cada uno de sus habitantes.


“Nos falta tan poco…”, es poco para nosotros, pero para una comunidad es una enormidad.

¡Que interesante, no! Somos iguales, pero en vivencias y experiencias cotidianas, en el tiempo humano, donde se comparte la cronología, pero no la percepción y en el acceso a los recursos, tan distintos. Ni mejores ni peores, solo distintos.

Como nos cuesta a veces, a quienes convivimos en espacios urbanos, y nuestros ritmos diarios están supeditados al “hacer constante” que, quizás, nuestra manera o forma de “estar” valoradas por nosotros mismos como la correcta, pueda para alguien de la comunidad, no serlo. Ellos, a sus tiempos, llegan a todo. No se enojan ni molestan por las respuestas del clima. Llovió, y si, una vez más llovió. Claro, para los que viajamos para dar una mano, para compartir y terminar una tarea tan deseada, claramente nos afecta, nos perjudica, podemos hasta sentir que regresamos con las manos vacías.

Pero y ¿la comunidad? Ellos siguen día a día, paso a paso, con frío, con exceso de calor, sus ritmos se asocian a los propios ritmos que marca la naturaleza. Hoy limpiando o abriendo una “picada”, una zanja, que en dos o tres días la lluvia se las volverá tapar, pero con su temple y perseverancia, iniciarán nuevamente la tarea. A veces por demás extenuante, pero el empezar nuevamente, forjará una de sus muchas virtudes. La paciencia. ¡Uff! si reconocerán esa palabra.


Mil gracias a todos los voluntarios y al equipo técnico por el tiempo, las ganas, la dedicación y el compromiso. Las manos nunca llegan vacías, en cada viaje hay un aprendizaje y un compartir palabras, experiencias y hechos que al día de hoy son más que importante.
Gracias por Sumar cada uno de ustedes su Gota a estas comunidades.
¡¡Hasta el próximo viaje!!

#mapadelagua #aguayjuventud #GrupoEcos Ford Argentina